Teléfono: 91 661 71 72  Mail:

24 Jun, 2017

foto historiaFue hace más de siete décadas cuando Ole Bardahl tuvo la idea que cambió los límites del rendimiento del motor. El se dió cuenta de que la formulación
molecular de los aceites de motor podía modificarse con un aditivo que lo hiciera adherirse a las partes móviles.

Para lubricar, el aceite es salpicado o rociado contra las superficies de metal pero no llega a cubrir los microscópicos picos que siempre están presentes
eri todas las superficies por muy lisas que estas sean. La fricción aparece junto con el desgaste y el calor agregado.

Ordinariamente, las moléculas de aceite de hidrocarbono son eléctricamente neutras, no existiendo carga positiva o negativa para acoplarse
con las moléculas del metal.

Ole Bardahl cambió todo esto con el descubrimiento de la "Atracción Polar" de forma que las moléculas de aceite de hidrocarbono al combinarse con otros elementos alteran su estructura molecular. Las moléculas se cargan eléctricamente y se unen fuertemente con moléculas metálicas de carga opuesta.

Así, una fina y microscópica película lubricante, que es a la vez extremadamente duradera, se pega magnéticamente contra el metal, aislando la superficie contra la fricción, el calor y el desgaste.

La Compañía Bardahl construyó sobre este principio un próspero negocio y una gran reputación en la Industria del motor y la competición, que ha sido siempre reconocida por los profesionales y usuarios que quieren obtener ese
márgen ganador que proporciona el máximo rendimiento, el menor desgaste y la mayor vida para el motor